Estimaciones de la producción agropecuaria en la UE

Estimaciones de la producción agropecuaria en la UE:

Durante la temporada agrícola, el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea (JRC) publica regularmente previsiones para las principales cosechas y establece análisis del impacto de las condiciones climáticas sobre la producción de cultivos. Estos datos se basan en metodologías satelitales de avanzada y modelos matemáticos que simulan el crecimiento del cultivo.

Los modelos y la metodología utilizados han sido concebidos, desarrollados de forma experimental e implementados operativamente en el seno del JRC. Las previsiones de rendimiento de los cultivos, los análisis y la descripción completa de la metodología están disponibles aquí y aquí.

 

A su vez, la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea (DG AGRI) presenta regularmente perspectivas a corto plazo para los cultivos herbáceos, la carne y los mercados de productos lácteos, en base a las opiniones de los expertos del mercado, que analiza el impacto de las previsiones de cosecha de los cultivos en los sectores animales.

La edición "Verano 2013" está disponible aquí

 

Previsiones de incremento en la producción de cereales en la UE para la campaña 2013:

Este año, se prevé que la producción total de cereales en la UE-27 sea muy superior a los niveles alcanzados en 2012 y por encima de la media de los últimos cinco años, aún cuando las condiciones climáticas no han sido las mejores.

Este año agrícola, hasta el momento, se ha caracterizado por un invierno inusualmente prolongado en Europa occidental y central y por fuertes lluvias los pasados meses de mayo y junio. Sin embargo, el impacto del mal tiempo en los cultivos de algunas zonas de la UE se ha visto compensado en otras áreas, por ejemplo, en la Península Ibérica donde se prevé una excelente temporada.

Estas previsiones, publicadas por la Comisión Europea, se basan en los análisis realizados por la Comisión, por el servicio interno de la ciencia, el Centro Común de Investigación (JRC), a través de un sistema avanzado de previsión del rendimiento de los cultivos.

Después de un invierno normal, la primavera (marzo a mayo) fue más fría de lo habitual en el oeste y centro de Europa, dando lugar a un período de inactividad prolongada de invierno. De hecho, marzo fue uno de los meses más fríos de la historia. Como consecuencia de ello, se observó un retraso significativo en el inicio de la temporada de primavera en la mayor parte de Europa, con la excepción de las regiones del Mediterráneo y alrededor del Mar Negro, donde se registraron temperaturas más altas que el promedio. Durante la primavera, la mayor parte de Europa sufrió fuertes lluvias, fue la primavera más húmeda de la historia en el norte de Italia, sur de Francia y España. Las condiciones en España fueron especialmente favorables, lo que lleva a expectativas de un rendimiento elevado de los cultivos. Desde mediados de abril en adelante, el clima templado provocó un aumento de vegetación en la mayor parte de Europa occidental y central, lo cual compensó el retraso anterior y mejoraron las perspectivas de rendimientos. A finales de mayo / principios de junio, un período excepcionalmente húmedo sobre el centro de Europa generó suelos excesivamente saturados e inundaciones, principalmente en Alemania, la República Checa, Austria, Hungría y, en menor medida, en Polonia. Por el contrario, la primavera trajo una escasez de lluvia en el Reino Unido, el norte de Francia, el Benelux, la península escandinava, la región de los Balcanes, y los alrededores de la región oriental del Mediterráneo y del Mar Negro, donde el ciclo del cultivo también se avanzó debido al clima cálido.

En las previsiones publicadas por la Comisión Europea, aparecen las estimaciones para los principales cultivos en toda la Unión Europea y se definen las zonas más afectadas por condiciones de estrés.

Las previsiones de rendimiento para cereales (trigo, cebada, maíz, otros cereales) son de 5,2 toneladas por hectárea en toda la UE, es decir muy por encima del año pasado (más de un 5%) y por encima del promedio del promedio de los últimos cinco años. La superficie total utilizada en la Unión Europea para los cereales en 2013 es ligeramente superior (+1,3%) en comparación con 2012.

Para cada cultivo en la UE-27 en comparación con el año pasado (actualizado con los últimos datos), las últimas previsiones de rendimiento indican las siguientes tendencias:

Cereales:

-          trigo blando: 5,5 t / ha (+2,1%)

-          trigo duro: 3,3 t / ha (+6,4%)

-          cebada: 4,7 t / ha (+6,3%)

-          maíz en grano: 7,1 t / ha (+16,3%)

Semillas oleaginosas y tubérculos:

-          colza: 3,0 t / ha (-4,1%)

-          Girasol: 1,9 t / ha (+14,0%)

-          Papa: 30,1 t / ha (+1%)

-          remolacha: 65,65 t / ha (+0,2%)

El rendimiento de trigo blando como total se pronostica actualmente por encima del año pasado. No obstante para Francia, siendo el Estado Miembro UE mayor productor de trigo blanda, las previsiones muestran rendimientos más bajos en comparación con el año pasado, mientras que se prevén niveles de rendimiento más altos en España, Rumania, Bulgaria y Hungría.

La cebada en la UE se ha incrementado en relación a los valores del año pasado debido al excelente panorama para España, Rumanía y Bulgaria. En España, que representa una cuarta parte de la producción de cebada de primavera, se prevé contar con un rendimiento del 40% por encima del promedio de los últimos cinco años, siendo esta temporada récord en rendimientos.

Se prevé que el maíz alcance un rendimiento claramente superior al año pasado, pero hay que señalar que se trata de una previsión en una etapa temprana de la temporada para dicho cultivo. Las condiciones de humedad han retrasado o impedido la siembra en dos regiones productoras de maíz, Aquitania (Francia) y Lombardía (Italia).

         SENASA                                     | Consejería en China    | Consejería en USA